martes, 1 de junio de 2010

En un espejo yo te dejo

Mire sus ojos, miro mis ojos, me di vuelta y seguí durmiendo.
Todas las noches que Natalia dormía en casa yo la miraba después de hacer el amor y me dormía pero de espaldas, ella creía que yo la engañaba, y me daba vuelta porque me sentía culpable, pero no yo la amaba y verdaderamente nunca fui amigo de la infidelidad con ella teníamos bien planteadas ciertas situaciones que cada uno aprobaba, pero ella estaba empecinada en eso y cada vez que dormía me sacudía unos segundos para preguntarme si la quería y yo entre sueños y sabanas le decía que si que la quería y que me abrazara.
-yo también te quiero mati. Me decía ella y me abrazaba fuerte
Al amanecer siempre nos despertábamos los dos como buscándonos sabiendo que el amor seria la mejor manera para arrancar el día.
Luego del amor, tomábamos mates en la cama pensando que si todos los días serian así la vida seria una mierda se gastaría y se volvería la monotonía detestante, donde el amor se secaría de raíz porque el agua que lo alimente la ahogaría y se iría evaporando de a poco como la vida, en gotas y nubes de ensueños.
Y la vida luego se volvía eso, pedazos de momentos en mi mente que me recordaban a Natalia, siempre sonaba alguna melodía y ella estaba ahí, en mi cama preguntándome si la quería y donde diablos iremos a parar, quisiera tener otras respuestas pero vine gastado desde el mango este cuchillo no cortaba mas la realidad solo quería respirar otro aire porque la vida me había ahogado.
Natalia sos todo, eras todo y quien sabe si serás todo en algún futuro, nunca tuve preocupaciones porque estabas ahí esperando mi respuesta a tu pregunta y mi pregunta para luego abrazarme y decirme que me querías, no se porque estoy escribiéndote y tampoco se porque este día después de despertarme y no encontrarte en el amanecer, hoy después de que nos dimos cuenta que la vida eran solo plumas de pavos reales tiradas a la basura, después de darnos cuenta de que no estábamos gastando momento si no que ganando nuevos.
Natalia tal vez ese no es tu nombre y tal vez no seas nada solo pedazos de recuerdos en mi memoria, Natalia nunca dormí con vos fuera de mi cama, nunca te dije te odio, nunca te dije te amo, esa palabra nunca, no, nunca hablar de amor, si de cariño, pero el amor no, el amor es un pecado, porque nosotros no merecíamos el amor, porque nosotros nos mofábamos del amor ¿entonces porque merecerlo?
A vos Natalia dentro de esta capsula de mi memoria te dedico estas palabras estos recuerdos quien sabe que , algún día escribiré una carta con los ojos cerrados y obviamente será para vos, donde sea que estés, espero tus ojos te descubran lo que fuiste en donde fuiste y porque me volví loco por vos, hoy, solo hoy estoy escribiendo en el espejo del baño, abandonando mi rostro sabiendo que cuando el calor baje estas palabras desaparecerán como vos como el amor y como este espejo empañado solo me mostrara un rostro triste y somnoliento de un hombre que no sabe donde esta parado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario