martes, 18 de mayo de 2010

Si supieras que las veredas dicen más que las cartas

Andaba cambiando pensamientos con las veredas llenas de hojas, no se porque siempre me gusto el otoño y sus gamas de amarillos y marrones, quizás el crujir de mis pasos no me hace sentir un fantasma es como el harina que delata mis pasos, algo que muestra que altero la realidad, altero el escenario, no soy un secundario la temperatura de mi cuerpo y mi aliento empañan el vidrio de esa vidriera que me muestra libros de personas que nunca conoceré, en esta época del año, en este otoño, verdadero otoño me apetecen los libros que cuentan sobre los ríos y la gente de sus alrededores, gente solitaria, gente de otoño, poco pienso en personas, pienso en el todo y en la nada, busco fotos de la nada extraño una carta que nunca escribí, y veo quizás un libro que tiene una tapa azul y habla del rió y de la gente y de una muerte que empieza como tiene que terminar, con soledad, siempre me pierdo en el delta y en la independencia que genera dependencia al río, estar solo es estar mas acompañado en este momento mirar un plato con unos cuantos fideos blancos esperando quizás que alguien le ponga salsa a esta monótona hoja de papel y otra vez vuelvo a darle vuelta a la hoja.
Hoy viendo un cuaderno en una perfectamente llena de hojas de tilo, y digo perfectas porque las hojas de tilo en una calle empedrada en una tarde nublada son la combinación perfecta, son como un café en medio de la noche con un beso con sabor a chocolate.
Y al final no se a donde estoy yendo con estas palabras, metáforas que nada tienen que ver con una noche traiciones, el invierno incita a la soledad y la soledad incita a la desesperación y la desesperación insita a la búsqueda y la búsqueda genera encuentros y a veces los encuentros generan un vinculo que así mismo se alimenta y crea una relación y la relación con los años y las hojas pisadas necesita un tiempo y ese tiempo vuelve a ser el otoño, donde uno desecha la vida como loas árboles al otoño, primero se siente un tironcito y después se desprende de esa realidad dividiendo el tiempo en caminos individuales como ramas que en primavera dejaran ver un verde quizás prometedor y autosuficiente,¿Cuándo terminara el ciclo de la vida, si somos de tierra y arena, solo falta que llueva para construir nuestro destino?
Divagando quizás buscándote bajo un banco de plaza Italia, bajo un cenicero de un bar. De boedo, o revolviendo las montañas de cartones de microcentro tal ves te encuentre en una mirada de un perro que camina buscando algún pedazo de pizza por esmeralda.
Siempre vuelvo a la ciudad siempre vuelvo al otoño y a las hojas por eso camino por el cordón o pegado a la pared, por eso te me escapas, porque vas por el medio o por la calle y yo tan preocupado por las hojas y una estación de tiempo en el cual tu no te detienes nada mas que para decirme que te mire porque tus ojos se deshojan y mis ojos te muestran como seguir y donde y no dependes de mi porque somos tal ves dos vueltas a una manga de una camisa no estamos en los extremos si no en el medio, no necesitamos botones y no necesitamos nada porque realmente me pierdo, y te pierdo doy vueltas en cosas que no entiendo y menos entenderás vos, pero déjame decirte vos sos el mejor ejemplo para todo, sos respuestas y preguntas.
Y por eso ando con puntos finales si los signos me los robaste vos, por eso uso la admiración, los puntos suspensivos son para los perros y la interrogación es para los pájaros y las preguntas son todas para tus respuestas, me voy a caminar y no te invito porque se que ya estas donde yo pateo hojas y no te pateo porque me esquivas y no te esquivo porque estas dando una vuelta a la esquina y te pierdo y vuelvo a repetir el circo como un niño que juega a la mancha pero con el viento intentado esconderse en donde el no llega y las hojas lo delatan y mi aliento me delata frente al cristal que yace frente a mi, el cual intento romper para decirte que verdaderamente sos el otoño que anhelo y mis hojas solo quiero que se pierdan en tus veredas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario